El efecto de los mundiales #LetrasDesnudas

Hay quienes medimos la vida a través de los mundiales.

Cada cuatro años podemos apreciar qué tanto hemos cambiado. ¿Seguimos viviendo en el mismo lugar? ¿Tenemos el mismo trabajo? ¿Tenemos ya pareja? ¿Quizá hasta hijos? ¿O nada de pareja y nada de descendencia?

Mucho puede cambiar en ese lapso, incluso el mundo entero y el modo en que vivimos en él.

Me impactó la perspectiva del compadre Aceves, quien un día reflexionó en voz alta: “¿cuántos mundiales dura un papá? El mío me duró ocho.”

Es cierto. Personas entrañables se nos pueden ir en la espera entre un torneo y el próximo. Un año ves los partidos con esa persona sentada a tu lado, y al siguiente mundial, su asiento está vacío y ya no es lo mismo.

Pensé también en Cecilia niña y su transformación. Cuando le empezó a poner atención al fútbol, tenía diez años.

Cuatro años después, ya estaba en segundo de secundaria y con pretendiente. Pasaron otros cuatro y ya estaba saliendo de la prepa. Llevaba tres novios para el olvido. Otro período y estaba terminando la licenciatura.

Para el siguiente ciclo, ya tenía trabajo y estaba muy decidida a irse a uno más interesante y mejor pagado.

Así hasta que llegamos al 2022 donde veía los partidos que podía en modo mamá Cecilia.

Cómo pasa la vida. Para cuando llegue el 2026, su niño tendrá cinco años.

Entre mundial y mundial, hay un universo de eventos que no sabemos cómo nos van a moldear. Lo que sí, es que siempre somos alguien nuevo.

¿Acaso no es intrigante averiguar quién seremos en el futuro cercano?

 

Los textos de este blog pertenecen a la autora Alicia Strathern.

What’s the value of your time? Hint: It doesn’t have to do with money

As you get ready to start a new day, let me ask you: what’s the value of your time?

Something that may come to mind is “I’m worth $25 an hour”, or maybe more dollars depending on your occupation and experience level. While that’s a valid answer, time goes beyond the value of money.

One thing you can’t buy more of in this world and that is time.

Minimalismmadesimple.com

The relationship between money and time is peculiar. When you have some cash in your hands, you can either spend it or save it. The same thing happens with the way you use your time. However, unlike money, you can’t get back the time you’ve spent.

Therefore, the value of your time is higher than you can imagine. How are you currently managing it?

Continue reading “What’s the value of your time? Hint: It doesn’t have to do with money”

Ventana del tiempo #LetrasDesnudas

Nos asomamos al mundo desde la comodidad de nuestra ventana.

Qué lugar tan cálido. Qué maravilla tenerte a mi lado, tan inocente. Tan pequeñito.

Vemos coches y gente transitar de vez en cuando. Siempre somos tú y yo quienes fabricamos este momento, el que un día se convertirá en recuerdo.

Es inevitable, como el cambio de estaciones que también vemos ir y venir. A veces hay sol y salimos a jugar. A veces llueve o cae nieve y nos quedamos para volver a asomarnos por la ventana.

En esos días descoloridos de aguanieve insípida, deseo que el tiempo se detenga. Que no llegue el día en que tú seas el que está afuera, transitando, cambiando con las estaciones.

Te miraré de lejos y te extrañaré. Me quedaré recordando esas mañanas infinitas donde tu edad era de estar en brazos míos nada más.

Luego lo aceptaré: eres del mundo. Te traje para entregarte porque esa era mi misión. Una vez cumplida, sonreiré levemente desde nuestra ventana.

 

Los textos de este blog pertenecen a la autora Alicia Strathern.

Dos Estaciones #LetrasDesnudas

Otoño

Vi el cielo que te acompañó un domingo y quedé maravillada.

¿Tus ojos apreciaron el azul triunfante?
Espero que la prisa te lo haya permitido.

Le pedí al viento de favor que le susurrara a las hojas rojizas que pensaba en ti.

Luego le pregunté si tú pensabas en mí.

Cayó nieve.

 

Invierno

Veo la nieve caer y me recuerda a ti. No sé por qué. Todo lo que me has dado es incandescente.

Me pregunto si estás bien. Si tuviste un buen día. Si disfrutaste tu trabajo más que siempre.

Algo en el cielo me dice que debo buscarte una vez más. Que a lo mejor tengo que cobijarte ahora que los copos de invierno cubren nuestras casas.

Pero si te ofrezco mi calor, me vas a destruir de nuevo. Tomarás más de lo que puedo darte.

Prefiero consolarme en mis propios brazos y recordarme que eres un pasado que la nieve enterró.

 

Los textos de este blog pertenecen a la autora Alicia Strathern.

Ola #LetrasDesnudas

Todo con él siempre es lo mismo.

No sé por qué este es el único pensamiento que anida en mi cabeza cuando vamos en el coche.

Se peina el bigote, enciende el vehículo y prende el estéreo. Siempre en ese pulcro orden.

“¿Está bien si escuchamos este álbum?”. Esa pregunta tampoco falla. Llevamos meses con las mismas pinches canciones, pero tocan en diferente orden, para mi fortuna.

Yo sólo le digo que sí con la cabeza. Ya me di por vencida. Lo suyo es la certidumbre de saber que, sea como sea, va a sonar algo que le gusta y eso lo va a animar para cantar junto con el artista.

Para mí es un martirio. Estoy cansada del concierto no solicitado. Estoy cansada de que hasta un pequeño recorrido en el auto es una extensión de la rutina.

He optado por quedarme callada porque no veo el punto de iniciar una discusión estúpida. Él no quiere cambiar.  No importa lo que le diga.

Empiezo a escuchar su canto a lo lejos mientras miro por la ventana. ¿Hay alguien que intenta hacer cosas diferentes en su día? ¿Existe alguien así?

Otro pensamiento me atrapa: desde hace un tiempo, vivo en un molde de plástico con él. Antes me agradaba la idea. Era muy cómodo. No nos complicábamos con discusiones profundas ni nada de eso. Todo tenía una consistencia simple: cenar, ver tele, cama y luego cada quien para su casa.

Yo cada vez tengo más ganas de platicar, de escarbar en la profundidad de sus pensamientos más íntimos permitir que él haga lo mismo conmigo. De apagar el televisor y escuchar música variada mientras bailamos en la recámara. Quiero descubrir más sobre qué inventaríamos hacer debajo de las sábanas. “Pa’ adentro y pa’ fuera” no lo es todo.

Él puede ser mejor. Yo puedo ser mejor. Nosotros podemos ser mejores amantes. Pero todo siempre sigue igual.

Tras la muerte de nuestra mejor amiga el año pasado, ya no puedo ver la vida igual. Un día estás, al otro ya no. Eso es fuerte. Tenemos menos tiempo del que pensamos.

Lo miro manejando y cantando igual que ayer y antier. Me da no sé qué porque casi no puedo diferenciar un día del otro cuando estoy con él.

Nos paramos a cargar gas y yo salgo a la tienda de conveniencia para respirar otros aires y por un breve instante, considero la posibilidad de no regresar al carro. Siempre estamos a una decisión de cambiarlo todo por completo.

Vuelvo con botella de agua en mano. Antes de arrancar, me mira y sus ojos verdes me hablan antes de que pronuncie palabra. Me da esperanza captar su nobleza.

“Has estado muy pensativa. ¿Estás bien?”
“No…es que me he estado acordando de Andrea…ya ves que esto es reciente.”

Me abraza y el mundo se siente un lugar seguro de nuevo.

Nos vamos a comer una hamburguesa y aros de cebolla. Me cuenta sobre un videojuego que está por salir a la venta y yo me quedo maravillada.

Los textos de este blog pertenecen a la autora Alicia Strathern.

Imperfect creativity: good is enough

Imperfect creativity is natural and good enough.

Anything that requires creativity has a human touch and humans are imperfect. This idea is still hard to assimilate. At some point in our lives, we’re taught to avoid mistakes and get flawless results.

Recently, I thought about my literature teacher in high school. Our discussions in class tended to lead to all kinds of random topics. One day, he expressed his frustration at some students that were obsessed with getting perfect marks. His words were unforgettable:

“In this life, you have to deal with the fact that you’re not perfect.”

He wasn’t afraid to speak his mind. Maybe that statement sounded too harsh at the time, but the wisdom is there. If you think about it, life itself is imperfect.

So why is it worth hanging onto perfection?

Perfectionism is connected to your self-worth and is something you probably have to keep working on to overcome.

Creatives Doing Business

That’s another hard pill to swallow. In the Western culture, this is a constant struggle. Aim to be perfect or go home. On the other hand, in other cultures of the world, embracing imperfection is normal.

For example, there’s the Japanese idea of wabi-sabi. Leonard Koren, author of Wabi-Sabi for Artists, Designers, Poets & Philosophers, defines it as “the beauty of things imperfect, impermanent, and incomplete.”

I love the idea of finding beauty in the imperfect. There’s value in creating, doing your best to give it form, and releasing it to the world and let it be in its full glory with glitches included.

Creations are never complete. There’s always an improvement to make or a new version to start from scratch. After all, wabi-sabi is based on the cycles of nature, which are constantly changing. No creation ever stays the same.

With this concept in mind, how can you embrace imperfect creativity in your daily life?

 

Temporal #LetrasDesnudas

Hola,
¿Me estás pensando?
Yo sí.
Sobre todo en el silencio.

Cuando me siento
y me doy cuenta
que estoy sola.
Me faltan tus abrazos.

¿Por qué somos temporales?
Aún si viviéramos
en los mismos lugares,
tendríamos que despedirnos.

Pero hay despedidas
de cinco minutos.
De a la vuelta
de la esquina.

O de hora y media
en carro o autobús.
También las hay
de vuelo redondo.

Unas punzan
más que otras.
En todas se añora.
En todas se atesora.

¿Sabes?
Por fortuna,
las despedidas
también son temporales.

Por eso
te espero
te abrazo
en cada sueño.

Hasta que volvamos a encontrarnos.

 

Los textos de este blog pertenecen a la autora Alicia Strathern.

Lecciones en El Principito #AlgoPersonal

Finalizó el club de lectura y yo encontré nuevas lecciones en El Principito.

A mis 34 años de edad, he descubierto un tema que antes había pasado desapercibido: la autenticidad.

Cuando El Principito llega al planeta Tierra, se encuentra un jardín lleno de rosas que se parecían a la suya y se decepciona, ya que pensó que la que tenía era única en el mundo. Sin embargo, en el diálogo con el zorro, aprende el concepto “domesticar” y cambia su perspectiva cuando le pone un ejemplo muy claro.

Me permito copiar un pequeño fragmento.

Tú no eres para mí mas que un chiquillo parecido a cien mil chiquillos y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. Yo no soy para ti más que uno más entre cien mil zorros. Ahora bien, si tú me domesticaras, nos necesitaríamos el uno al otro. Tú serías para mí el único en el mundo, como yo lo sería para ti.

Crear lazos es parte de la experiencia humana. Todos los creamos con nuestra familia, con personas que alguna vez eran desconocidas pero que luego se convirtieron en amigos entrañables. También los creamos con quienes elegimos como compañeros de vida.

En un mundo de millones de habitantes, con tantos siglos y tanto espacio de por medio, llegan personas que dejan huella. Cada una de ellas es única. Las experiencias son irrepetibles y vamos escogiendo con qué nos quedamos.

Por diversas razones, pueden salir de nuestro espacio y puede que ya no volvamos a coincidir. Sin embargo, ese pedacito de tiempo compartido se puede guardar en un lugar especial de la memoria. Queda el sentimiento de haber creado lazos de significado profundo.

Comentábamos en el club de lectura que El Principito es un libro triste. Me queda como lección corroborar este punto. Es triste despedirse. Es triste dejar ir. Es triste aceptar que las personas son temporales y que su estancia es efímera. No importa cuan fuertes seamos, asimilar todo esto nos deja vulnerables.

No sé por qué no había detectado este tema antes. Me pareció muy claro y estoy agradecida por lo que este libro ha hecho por mí en este momento.

Sin duda, el presente es todo lo que tenemos en nuestras manos. Hay que gozar. Uno también es efímero.

El Principito: Club de Lectura #AlgoPersonal

El Principito es uno de los libros más preciados en mi biblioteca personal. Ahora que me acabo de unir a un club de lectura para analizarlo, me emociona la idea de compartir mis interpretaciones y anécdotas.

Hoy quiero compartir una de ellas.

Hace algunos ayeres, mi mamá me llevó a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Era una época donde esta feria comenzaba a posicionarse como un punto de encuentro importante para acercarse a la lectura.

Yo estaba muy jovencita y no tenía ni idea de qué quería leer o qué podría interesarme. Nos acercamos a un estante y me compró El Principito. Hasta este día, conservo esa copia y es una de mis más grandes joyas.

Me dijo que este libro me iba a gustar mucho y no se equivocó.

Pese a que no había estado en contacto con muchos libros en aquel entonces, supe que El Principito era especial. Las emociones que transmitía eran únicas. Me parece que esa sería la primera vez que las palabras y las ilustraciones me formaron un nudo en la garganta sin entender del todo por qué.

Ahora que me incorporé al club de lectura, veo que remueve muchas cosas en mí que ni sabía que llevaba dentro. Así de poderosa es la literatura.

Anoche empecé a releerlo después de varios años de no haberlo abierto. Tuve uno de los sueños más tranquilos que he tenido en meses. No sé qué signifique eso, pero me gusta el efecto que me está provocando.

Estoy por terminarlo. Una vez que llegue al final, reportaré en este espacio las nuevas lecciones aprendidas. Ese es también el punto: puedes leer el mismo libro una y mil veces y siempre encontrarás detalles diferentes y asombrosos.

Volver #LetrasDesnudas

Vuelvo a casa,
a mi cuerpo
libre de tu aliento
y de tu voz ausente.

Palabras más,
palabras menos,
eres el agujero negro
que abracé.

Ahora vuelvo a mí.

Quizá te quedes
como tatuaje
en mi pecho vibrante
más de una noche.

Es que eres inevitable.
Te gritaré por dentro
al más mínimo
recuerdo de tus manos.

De todos modos volveré a mí.

 

Los textos de este blog pertenecen a la autora Alicia Strathern.