Presencia #LetrasDesnudas

No te sueño,
pero te escucho
en canciones
y frases sueltas.

Nunca te he visto,
pero tu sola presencia basta.
Estás en la lluvia
y en los pensamientos que no son míos.

Estás en el recuerdo
y en el primer segundo
de la madrugada.
En la primera taza de café.

Estás en el espejo
al dar los buenos días.

No se puede pedir más.

 

Los textos de este blog pertenecen a la autora Alicia Strathern.

Autenticidad #LetrasDesnudas

Qué extraño
que no te extraño.
Que no te lloro.
Es que estás en mí.

En mi manera tan única de sentir.

Te imagino en miles de rostros.
Te escucho en miles de voces.
Te reconozco a todas horas.
Estás en mí.

En mi manera tan única de vivir.

Te pienso
y te dudo
pero siempre
te vuelvo a querer.

En mi manera tan única de insistir.

Tómate tu tiempo. Yo también lo necesito.

 

Los textos de este blog pertenecen a la autora Alicia Strathern.

Un Mañana #LetrasDesnudas

No sé qué será
de nosotros
y las palabras
a la deriva.

Ni siquiera me reconozco.
Ni siquiera sé
si el próximo suspiro
será para ti o alguien más.

Tú dices
y no dices.
Me olvidas
y regresas.

Yo me quedo a seguir jugando.

Quién sabe
si el mañana llegue.
Si somos inseparables
y estos momentos, inolvidables.

Mientras el tiempo
nos dé lo que sea
bailemos y juguemos
con fuego.

En las sombras del hoy,
mañana habrá sobras
para contar.

 

Los textos de este blog pertenecen a la autora Alicia Strathern.

Decreto #LetrasDesnudas

Te soltaré.
Me enfocaré en mí.
Tú regresarás
cuando estés listo.

Mientras,
seré alma libre,
seré mar en calma.
Me dejaré fluir.

Y tú
me buscarás
una y otra vez.
Es inevitable.

Hurgarás
en tus sueños inquietos.
En tus jornadas
de largo aliento.

Resonará mi voz
de seda
en días insolubles
y econtrarás paz.

Me encontrarás.

Decide la hora.

 

Los textos de este blog pertenecen a la autora Alicia Strathern.

Deseo Navideño #LetrasDesnudas

Oh, blanca navidad.
Destierro.
Me encuentro lejos
y te extraño en silencio.

La gente viene
y va de compras.
Pienso qué regalarte.
Ya sé: pedirías “nada”.

Con estar a tu lado
bastaría.
Con sentarnos a platicar
la época tendría sentido.

¿Y si dejo todo
y tomo vuelo
a media noche?
Sin previo aviso.

Sólo dejando huellas en la nieve como testigo.

 

Los textos de este blog pertenecen a la autora Alicia Strathern.

El efecto de los mundiales #LetrasDesnudas

Hay quienes medimos la vida a través de los mundiales.

Cada cuatro años podemos apreciar qué tanto hemos cambiado. ¿Seguimos viviendo en el mismo lugar? ¿Tenemos el mismo trabajo? ¿Tenemos ya pareja? ¿Quizá hasta hijos? ¿O nada de pareja y nada de descendencia?

Mucho puede cambiar en ese lapso, incluso el mundo entero y el modo en que vivimos en él.

Me impactó la perspectiva del compadre Aceves, quien un día reflexionó en voz alta: “¿cuántos mundiales dura un papá? El mío me duró ocho.”

Es cierto. Personas entrañables se nos pueden ir en la espera entre un torneo y el próximo. Un año ves los partidos con esa persona sentada a tu lado, y al siguiente mundial, su asiento está vacío y ya no es lo mismo.

Pensé también en Cecilia niña y su transformación. Cuando le empezó a poner atención al fútbol, tenía diez años.

Cuatro años después, ya estaba en segundo de secundaria y con pretendiente. Pasaron otros cuatro y ya estaba saliendo de la prepa. Llevaba tres novios para el olvido. Otro período y estaba terminando la licenciatura.

Para el siguiente ciclo, ya tenía trabajo y estaba muy decidida a irse a uno más interesante y mejor pagado.

Así hasta que llegamos al 2022 donde veía los partidos que podía en modo mamá Cecilia.

Cómo pasa la vida. Para cuando llegue el 2026, su niño tendrá cinco años.

Entre mundial y mundial, hay un universo de eventos que no sabemos cómo nos van a moldear. Lo que sí, es que siempre somos alguien nuevo.

¿Acaso no es intrigante averiguar quién seremos en el futuro cercano?

 

Los textos de este blog pertenecen a la autora Alicia Strathern.

Ventana del tiempo #LetrasDesnudas

Nos asomamos al mundo desde la comodidad de nuestra ventana.

Qué lugar tan cálido. Qué maravilla tenerte a mi lado, tan inocente. Tan pequeñito.

Vemos coches y gente transitar de vez en cuando. Siempre somos tú y yo quienes fabricamos este momento, el que un día se convertirá en recuerdo.

Es inevitable, como el cambio de estaciones que también vemos ir y venir. A veces hay sol y salimos a jugar. A veces llueve o cae nieve y nos quedamos para volver a asomarnos por la ventana.

En esos días descoloridos de aguanieve insípida, deseo que el tiempo se detenga. Que no llegue el día en que tú seas el que está afuera, transitando, cambiando con las estaciones.

Te miraré de lejos y te extrañaré. Me quedaré recordando esas mañanas infinitas donde tu edad era de estar en brazos míos nada más.

Luego lo aceptaré: eres del mundo. Te traje para entregarte porque esa era mi misión. Una vez cumplida, sonreiré levemente desde nuestra ventana.

 

Los textos de este blog pertenecen a la autora Alicia Strathern.

Dos Estaciones #LetrasDesnudas

Otoño

Vi el cielo que te acompañó un domingo y quedé maravillada.

¿Tus ojos apreciaron el azul triunfante?
Espero que la prisa te lo haya permitido.

Le pedí al viento de favor que le susurrara a las hojas rojizas que pensaba en ti.

Luego le pregunté si tú pensabas en mí.

Cayó nieve.

 

Invierno

Veo la nieve caer y me recuerda a ti. No sé por qué. Todo lo que me has dado es incandescente.

Me pregunto si estás bien. Si tuviste un buen día. Si disfrutaste tu trabajo más que siempre.

Algo en el cielo me dice que debo buscarte una vez más. Que a lo mejor tengo que cobijarte ahora que los copos de invierno cubren nuestras casas.

Pero si te ofrezco mi calor, me vas a destruir de nuevo. Tomarás más de lo que puedo darte.

Prefiero consolarme en mis propios brazos y recordarme que eres un pasado que la nieve enterró.

 

Los textos de este blog pertenecen a la autora Alicia Strathern.

Temporal #LetrasDesnudas

Hola,
¿Me estás pensando?
Yo sí.
Sobre todo en el silencio.

Cuando me siento
y me doy cuenta
que estoy sola.
Me faltan tus abrazos.

¿Por qué somos temporales?
Aún si viviéramos
en los mismos lugares,
tendríamos que despedirnos.

Pero hay despedidas
de cinco minutos.
De a la vuelta
de la esquina.

O de hora y media
en carro o autobús.
También las hay
de vuelo redondo.

Unas punzan
más que otras.
En todas se añora.
En todas se atesora.

¿Sabes?
Por fortuna,
las despedidas
también son temporales.

Por eso
te espero
te abrazo
en cada sueño.

Hasta que volvamos a encontrarnos.

 

Los textos de este blog pertenecen a la autora Alicia Strathern.

Lecciones en El Principito #AlgoPersonal

Finalizó el club de lectura y yo encontré nuevas lecciones en El Principito.

A mis 34 años de edad, he descubierto un tema que antes había pasado desapercibido: la autenticidad.

Cuando El Principito llega al planeta Tierra, se encuentra un jardín lleno de rosas que se parecían a la suya y se decepciona, ya que pensó que la que tenía era única en el mundo. Sin embargo, en el diálogo con el zorro, aprende el concepto “domesticar” y cambia su perspectiva cuando le pone un ejemplo muy claro.

Me permito copiar un pequeño fragmento.

Tú no eres para mí mas que un chiquillo parecido a cien mil chiquillos y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. Yo no soy para ti más que uno más entre cien mil zorros. Ahora bien, si tú me domesticaras, nos necesitaríamos el uno al otro. Tú serías para mí el único en el mundo, como yo lo sería para ti.

Crear lazos es parte de la experiencia humana. Todos los creamos con nuestra familia, con personas que alguna vez eran desconocidas pero que luego se convirtieron en amigos entrañables. También los creamos con quienes elegimos como compañeros de vida.

En un mundo de millones de habitantes, con tantos siglos y tanto espacio de por medio, llegan personas que dejan huella. Cada una de ellas es única. Las experiencias son irrepetibles y vamos escogiendo con qué nos quedamos.

Por diversas razones, pueden salir de nuestro espacio y puede que ya no volvamos a coincidir. Sin embargo, ese pedacito de tiempo compartido se puede guardar en un lugar especial de la memoria. Queda el sentimiento de haber creado lazos de significado profundo.

Comentábamos en el club de lectura que El Principito es un libro triste. Me queda como lección corroborar este punto. Es triste despedirse. Es triste dejar ir. Es triste aceptar que las personas son temporales y que su estancia es efímera. No importa cuan fuertes seamos, asimilar todo esto nos deja vulnerables.

No sé por qué no había detectado este tema antes. Me pareció muy claro y estoy agradecida por lo que este libro ha hecho por mí en este momento.

Sin duda, el presente es todo lo que tenemos en nuestras manos. Hay que gozar. Uno también es efímero.